David Sánchez, un creador de originales juegos de mesa, vecino de Seseña

Seguramente todos nos hemos preguntado alguna vez cómo crear un juego de mesa y quiénes son aquellos capaces de pensarlo, diseñarlo, crear sus reglas y la dinámica de juego. Hoy encontramos en nuestra comarca un vecino de Seseña que es uno de esos “elegidos” capaz de convertir una de sus ideas en un juego de mesa, de principio a fin. Una tarea ardua, difícil y larga en el tiempo, aunque tiene su recompensa personal. David Sánchez nos quiere mostrar cómo con interés y dedicación esto es posible, paciencia y amor por lo que quieres hacer son fundamentales para publicar, como él, sus primeros juegos que ya están a la venta para el disfrute de toda la familia. Un hobby que llena su tiempo de ocio y a base de dedicación consigue lograr lo que en principio parece solo un sueño.

 

 

¿Cómo surge la idea de crear y diseñar un juego de mesa?

Desde que jugamos de pequeños a un juego de mesa, empezamos con las reglas previstas y poco a poco todos vamos poniendo unas reglas “caseras” con las que poco a poco vamos evolucionando y viendo que podemos cambiar el juego e incluso pensar en que podemos hacer un juego nuevo que se adapte más a lo que pensamos, nos gusta y queremos. Cambiamos el tablero, las fichas, los dados, es decir pensamos en un juego completamente nuevo y con una filosofía diferente que es lo que llamamos hoy en día “Juegos Modernos”.

 

¿Cómo llega la inspiración para el nuevo juego?

Empiezas con alguna idea en tu cabeza de algún juego que te gusta y piensas como podrías modificarlo para hacerlo mas atractivo. A partir de ahí para el diseño tienes que pensar en dos temas esenciales para el juego, por un lado, la temática y por otro lado la mecánica del juego, las reglas. Entonces el momento de imaginar que puedes hacer para el nuevo juego, yo soy mas de este segundo grupo, partir de una base y crear mi propio juego. Esto que suena así a priori sencillo, lleva mucho tiempo, muchas pruebas que llevan meses e incluso años.

 

En este momento de tanto videojuego, ¿Cómo se llega al corazón de todos estos jugadores?

En la mayor parte creo que viene por la propia nostalgia, de pequeños casi todos hemos jugado a estos juegos y ahora tiempo después la gente se va a animando de nuevo a retomar estas antiguas costumbres y sentarse alrededor de un tablero para jugar todos juntos, en familia o como amigos. Los niños más pequeños que están saturados de pantallas y digitalización, para ellos es algo novedoso y diferente y les gusta.

 

¿Tienen futuro los juegos de mesa?

Creo que sí, junto con nuestra editorial, estamos viendo que cada día, aunque poco a poco, la gente y especialmente los niños se van animando a compartir tiempo con los demás de una forma más social. Tenemos un dicho en el mundo de los juegos de mesa y es que “al final vas a encontrar tu juego que te va a gustar y a enganchar”. Hay juegos de todo tipo.

 

En tu caso personal, ¿Cuántos juegos tienes publicados?

Tengo dos publicados y uno a punto de lanzarse al mercado. Arrancamos con el juego “Dojima” que es un juego pensado para todo tipo de público, pero especialmente diseñado para mayores de 12 años puesto que es un juego de estrategia de gestión de recursos. Por otro lado, el segundo juego, “Copérnico” el primer juego que, ya si, lleva mi nombre en la caratula, un juego de cartas cuyo objetivo es hacer líneas de colores, a primera vista un juego sencillo, pero para lo niños como está diseñado por colores les resulta fácil y atractivo para su jugabilidad. Un juego muy familiar y muy didáctico, no es mero azar. Esta editado por Tetakris, que son de Castilla La Mancha.

El tercer juego a punto de salir al mercado es el Hibi Hibi Rescue de Troquel Games que es un juego educativo infantil para jugar a partir de 6 años pensado para que los niños aprendan a hacer sumas y restas de una forma divertida y amigable. Tiene modos competitivos y colaborativos.

 

¿Cómo se ponen los juegos en comercialización?

Los pasos son tener un juego cerrado, establecer el público al que quieres llegar, dirigirse a una editorial de juegos de mesa o a alguna juguetera interesada, si les gusta la idea ellos mismos pondrán en marcha su maquinaria de merchandising y puesta del juego en puntos de venta.

 

¿Cuánto dura el proceso?

Es difícil calcular tiempos pueden pasar como mínimo su desarrollo de 6 a 12 meses y si la idea gusta otros 10-12 meses, pero puede durar incluso algunos años. Durante este proceso los autores vamos creando nuevos juegos diferentes.

 

¿Retorno económico?

Es bastante poco salvo que consigas un gran producto que impacte. Normalmente los beneficios son por acumulación, es decir, tener varios juegos en el mercado que funcionen bien. Esto último es complicado porque tienen fecha rápida de caducidad, incluso en 15 días ya se sabe si un juego funcionará o no.

 

¿Alguna curiosidad?

Hemos notado en este confinamiento que la gente ha preguntado mucho por juegos y grupos de juegos cercanos a su domicilio para jugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!