El Centro Ocupacional Valenzana retoma la actividad presencial

El Centro Ocupacional Valenzana ha reabierto sus puertas en Illescas, para  desarrollar su trabajo de forma grupal con el alumnado, después de un año, cuando, para frenar la expansión de la covid-19, se decretó el estado de alarma.

De este modo, el equipo de profesionales ha establecido un calendario de asistencia a “mini grupos burbuja”. Así, de la forma más segura posible, continúan con su formación en los distintos programas que se desarrollan en el centro.

Tal y como reconocen en el centro, se “han tenido que realizar numerosas adaptaciones de cada actividad y del propio centro”. Una vez que el Valenzana tuvo que cerrarse, en marzo de 2020, se continuó con la atención al alumnado de forma telefónica y con propuestas online a través de cursos de formación, de propuestas de actividades en relación a los programas que llevan a cabo  y del blog de este recurso socioeducativo.

Se ha estado realizando un seguimiento de las condiciones de salud y personales tanto del alumnado como de sus familias. En algunos casos, en colaboración con los Servicios Sociales Comarcales. Durante esos meses del curso pasado, también se continuó el apoyo en formación para quienes se inscribieron al curso de ordenanza impartido por la UNED. También, para las oposiciones del Servicio de Limpieza.

Finalizado el verano

Una vez finalizado el verano, y con la autorización de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, se inició la atención presencial con cita previa. Se mantiene la atención online y las actividades a través de las plataformas virtuales y del blog. Además, y con el visto bueno del Ayuntamiento de Illescas, se ha dado paso al trabajo con pequeños grupos que se van alternando.

Así, con algunos cambios, se ha retomado la labor de los talleres. A la vez, se continúa con la atención individual y el seguimiento telefónico y online para los alumnos y alumnas que se quedan en casa.

Desde el Centro Ocupacional Valenzana agradecen a las familias y al propio alumnado la “paciencia, el ánimo para seguir adelante y el apoyo que han demostrado al equipo educativo”. Esperan que una vez que se ha tomado la decisión de volver al centro “no haya vuelta atrás”.

En principio, la incorporación se llevando a cabo de forma paulatina partiendo del 50% permitido por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Según se vayan desarrollando las circunstancias, es posible que se pueda incorporar, de forma presencial, el 100% del alumnado.