Diputación financiará el estudio de viabilidad del parque agrario para la Sagra Baja

El Gobierno de la Diputación de Toledo va a financiar el estudio de viabilidad del Parque Agrario en la Sagra Baja que promueve la Mancomunidad de Servicios de la Sagra Baja y cuyo objetivo es preservar y fortalecer la actividad agraria periurbana y su paisaje, impulsando actuaciones que permitan desarrollar el potencial endógeno desde un enfoque integral y agro ecológico.

El apoyo económico para el desarrollo de dicho estudio se concreta en el convenio de colaboración que para ello han firmado el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, y el presidente de la Mancomunidad de Servicios de la Sagra Baja y alcalde de Yuncler, Luis Miguel Martín, por el que la Institución provincial aportará los 18.000 euros que suponen el 100% del presupuesto del análisis de viabilidad del proyecto.

Según el acuerdo rubricado por Gutiérrez y Martín, en un acto al que también asistían el vicepresidente de la Mancomunidad de la Sagra Baja y alcalde de Cabañas de la Sagra, Tomás Díaz, y el diputado de Protección Civil, Extinción de Incendios y Consorcios, Rafael Martín, dicho estudio contempla cuatro fases centradas en el diagnóstico del presente agrario, el análisis de los posibles escenarios y tendencias agrarias, la organización de paneles de contraste con informantes claves para establecer debilidades y oportunidades y el análisis de los grados de viabilidad y definición de los términos de propuesta de contrato territorial.

El presidente de la Diputación de Toledo calificaba el parque agrario, de muy interesante y con mucha proyección como modelo de economía circular para la comarca, desde el punto de vista del análisis y realidad de la agricultura convencional, la agricultura sostenible y la agroecológica. Así como destacaba su emplazamiento, al tratarse de un espacio agrario próximo a los emergentes mercados y demandas de oportunidad en Madrid

Álvaro Gutiérrez se ha interesaba por los objetivos de un proyecto que tiene en cuenta la reforma de las producciones agrarias en el marco de la PAC, la rápida evolución de la demanda de consumo ecológico y de proximidad, la adaptación y anticipación al cambio climático, o la necesidad de aumentar la población activa agraria, frente al deterioro de otros sectores de actividad.

Los promotores han trasladado al presidente que el estudio se focaliza en el presente agrario y sus tendencias, teniendo en cuenta los mercados de destino, el clima o las políticas relacionadas con el mundo agrario. También le han señalado que se tendrá en cuenta a los prospectores, los productores y los gestores, para llegar a unas conclusiones finales que determinarán la viabilidad del proyecto.

En definitiva y tal y como se resaltó durante la firma del convenio, lo que se busca es proteger la zona agraria natural de la Sagra Baja y apostar por la producción y retransformación de cultivos de regadío o de secano, para crear empresas paralelas para la preparación del producto.

Álvaro Gutiérrez se ha interesado por la aplicación de nuevas técnicas y planteamientos de producción agrícola basadas en la agroecología, permacultura, biodinámica, agricultura regenerativa y agroforestería, además de la regeneración de suelos, recuperación de semillas y variedades autóctonas, la cosecha del agua (retener el agua de lluvia) o la eliminación gradual de fertilizantes y herbicidas.

El presidente de la Diputación ha valorado positivamente la participación de todos los actores implicados, como agricultores y asociaciones, cooperativas, parques agrarios españoles, ayuntamientos, mancomunidades y organismos oficiales.

Además, reconocía los beneficios de ese posible Parque Agrario en la Sagra Baja, identificados con la autoestima del territorio, la recuperación del paisaje y de la biodiversidad, la calidad de vida, la seguridad alimentaria, o la lucha contra el cambio climático.

También su objetivo de fijar población, generar empleo y formación y autoempleo verde, impulsar las economías locales y el suelo rústico.