Cámara de seguridad de regalo por cada alta en municipios en los que Adamo estrena red

El creciente aumento tanto en demanda de compra como en uso de las segundas residencias llevó a Adamo a lanzar, a finales de junio, una promoción adaptada a la actual utilización de los hogares vacacionales. En ella quedó incluida una cámara de seguridad para complementar la oferta comercial más competitiva que existe hoy en el segmento de ese tipo de viviendas. Pues bien, el operador hace ahora ‘universal’ la entrega de ese dispositivo al producirse cualquier alta en aquellas poblaciones en las que estrena despliegue de fibra óptica. Así, Adamo regala una cámara de seguridad con la oferta que pone a disposición de estos nuevos usuarios con una única condición: no haber contratado sus servicios en los 3 meses anteriores a la firma como cliente.

Un aparato versátil y polivalente

En concreto, se trata de la Tapo C200, un dispositivo de alta definición (1080 píxeles) que cuenta con rotación vertical y horizontal, visión nocturna de hasta 9 metros, detección de movimiento y envío de notificaciones si se produce alguna actividad sospechosa o infrecuente. Asimismo, permite una comunicación de ida y vuelta -si, por ejemplo, hay una persona junto al aparato- al tener éste instalado audio en doble sentido. También cuenta con alarma de luz y sonido para ahuyentar a las visitas no deseadas. Cabe subrayar que el usuario recibe la cámara de videovigilancia al darse de alta en el servicio de la empresa.

Funciones diversas

Esta cámara de seguridad que Adamo ofrece sin coste con la promoción de lanzamiento en ‘nuevos’ municipios puede destinarse, por supuesto, a lo que el cliente prefiera. Entre otras opciones, vigilar la vivienda habitual o la segunda residencia. Pero también para supervisar a distancia la actividad de niños, mayores, otras personas con limitaciones de movilidad o, incluso, mascotas.

Promo para puntos de reciente activación

La cámara Tapo C200 se añade, de forma gratuita, a la oferta que Adamo propone siempre a los posibles clientes de las localidades en las que aterriza con su red de Internet de alta velocidad. Esas tarifas reducidas implican una rebaja total sobre los precios habituales de 90 euros si se contrata sólo Internet, de 108 en Internet con fijo, de 117 en Internet con móvil y de hasta 135 euros en Internet con fijo y móvil.